El Carnaval, una fiesta que nos gusta a todos

Sarai Moreno Pla, 1º DN

La fecha suele variar (entre febrero y marzo), la gente se disfraza, desfilan en carrozas y se realiza el entierro de la sardina.Cada carnaval de cada ciudad es un mundo, siempre destacará la originalidad. En la noche del carnaval todo vale y dice la leyenda que por eso se ponen máscaras. El origen de su celebración parece probable de las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro de Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio Romano, desde donde se expandió su costumbre por Europa.

Estas fiestas tan populares en casi todo el mundo, nos los han enseñado desde pequeños nuestros padres como otra tradición más, nos han disfrazado desde bebés, nos han llevado a las fiestas del colegio con los compañeros, hemos salido con los amigos cuando ya comenzábamos a salir solos y ya de adultos siguen disfrazándose. Nosotros la hemos asociado con risas, diversión, juegos, amigos, familia y muchas cosas más, por ello, es una fiesta muy alegre, para todas las edades.

Según el libro Guinnes de los récords, la celebración del carnaval más grande del mundo es la de Río de Janeiro. También otros carnavales internacionalmente famosos son los de Santa Cruz de Tenerife y Cádiz en España, Colonia en Alemania, Oruro en Bolivia, Venecia en Italia, carnaval de Barranquilla y el Pasto en Colombia, Veracruz y Mazatlán en México. Los más largos son el de Gualeguay y Gualeguaychú en Argentina, ya que duran desde el primer fin de semana de enero hasta el primer fin de semana de marzo. Los carnavales Carnaval de La Habana y Carnaval de Santiago de Cuba, en Cuba, han gozado de igual importancia internacional, a comparación de los de Rio de Janeiro, pero solo hasta la llegada al poder de Fidel Castro a la Isla, ya que siguieron celebrándose, bajo el control estatal perdiendo la luminosidad de este tipo de celebraciones, y por ellos siendo menos reconocidos a nivel internacional desde el 1959.

En Castilla-La Mancha durante diez días los pueblos y las ciudades se ven con más habitantes de lo normal, ya que llegan muchas personas de otros lugares, turistas, para pasárselo bien y disfrutar de ellos. Los municipios que reciben a más personas de fuera durante estas fiestas son La Roda, Tarazona de la Mancha y sobre todo Villarrobledo, ha sido declarado Fiesta de interés Regional. También tienen cierta repercusión los de Albacete, Chinchilla y Munera.

El carnaval en Tarazona de la Mancha es singular, (raro es la casa o familia del pueblo donde no se disfrace alguien), callejero, puesto que se desarrolla en plena calle y Plaza Mayor. También es teatral, se realiza una actuación acorde con el disfraz que se lleva. Tradicionalmente, cuando salían máscaras era el lunes de Carnaval, llamado “Día de los Espantajos”. Siempre ha habido “pasacalles” o desfiles callejeros que recorren muchas calles de los diferentes rincones de la población y que acaban en la Plaza Mayor. Estos desfiles callejeros no estaban organizados previamente y en ellos participaban músicos, charangas, máscaras y demás personas disfrazadas que desean libremente participar. Se desfila todas las tardes durante todos los días de carnaval y así la gente del pueblo se anima a disfrazarse y participa en la fiesta.

Carnaval de Villarrobledo

Ahora continuamos con el carnaval de Villarrobledo, y así seguir con municipios manchegos. El carnaval de Villarrobledo está declarado desde 1986 Fiesta de Interés Turístico Regional en Castilla-La Mancha por su auge, historia y peculiaridades. Es, fundamentalmente, popular y participativo y, aunque celebra y mantiene actividades y tradiciones similares de otros muchos carnavales, como los desfiles, el concurso de Murgas y Chirigotas; sus múltiples particularidades como el Rastrillo de Carnaval Infantil, la Noche del Orgullo Manchego o el Concurso de Bodas lo hacen especialmente atractivo y único. S

Se dice popularmente que el Carnaval de Villarrobledo dura once días, aunque sea extraño porque todos los demás duran diez días, la llegada de Los juanes se celebra el día de Jueves Lardero. No es nada extraño encontrarse a cualquier hora del día durante esa semana, a grupos de gente disfrazada por las calles o incluso que los dependientes de un comercio o establecimiento te atiendan disfrazados. Esto también se practica en la ciudad de Albacete y resulta muy atractivo para el turismo de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *