Fin del virus de Ébola en España

Cristina Jiménez Tébar, 1º AN

El Ébola es una enfermedad infecciosa (un virus) y procede principalmente de los animales, como son todo un conjunto de primates por ejemplo los gorilas o los chimpancés y también de los murciélagos de la fruta. Se contagia por contacto directo, es decir, por rozarse la piel, mordeduras, por la saliva, por comer carne contaminada por el virus. En fin, principalmente por el contacto con fluidos corporales.

Pie de fotoEsta enfermedad se contagia al pasar el periodo de incubación que son unos 21 días en los cuales no hay riesgo de contagio, al pasar estos días el riesgo es extremo, ya que cualquier contacto con el enfermo por muy mínimo que sea, es más que suficiente para contagiarse. Cuando se manifiesta, lo hace de manera muy sutil, empieza por provocar fiebre, debilidad, dolor de músculos, de cabeza y garganta, en fin, síntomas que se pueden dar en una simple gripe. Después de estos síntomas “sin importancia” y fáciles de combatir con un simple “paracetamol o una aspirina” aparecen vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción rectal y hepática y a veces hemorragias internas y externas, estos síntomas ya parece que dan un poco más de miedo….

Esta enfermedad se detectó hace unos 40 años, sobre los años 70 y no ha llegado a ser exterminada nunca dado que se encuentra en países pobres (países de África) y a mí parecer, nadie se gasta dinero en enfermedades que no les afectan directamente, cada persona se preocupa de lo suyo y bueno lo que les pase a los “negritos de África “ ¿A quién le importa? por desgracia esta enfermedad era letal y lo sigue siendo ya que no hay vacuna alguna para combatirla, aunque dependiendo del brote del virus sus víctimas pueden sobrevivir si los experimentos que se realizan en ellas son efectivos o en el caso contrario morir. Hay muchos tipos de brotes de ébola, aunque no todos ellos afectan a los humanos. El virus se encuentra localizado en África central y Occidental y por desgracia ha llegado a Guinea.

Pie de foto

Teresa Romero es una señora de 44 años que se contagió de ébola (ella misma notó que estaba sufriendo los síntomas de la enfermedad y avisó a las autoridades), ha sido el primer caso de contagio fuera de África, Teresa es auxiliar de enfermería en un hospital de Madrid, en él se atendieron a dos pacientes (un cura y un misionero) contagiados también de ébola, Teresa fue una de las auxiliares que atendió al segundo señor (el misionero) llamado Manuel García Viejo (Por desgracia los cuerpos de estos dos caballeros no pudieron aguantar ni superar la enfermedad). Teresa por suerte ya está fuera de peligro y aunque no sabe cómo pudo ocurrir el contagio, niega rotundamente no haber seguido el protocolo establecido y afirma no haberse tocado la cara en ningún momento con el guante que llevaba al estar en contacto con el enfermo. Esta señora siempre a cuidados de pacientes con enfermedades contagiosas y nunca ha tenido ningún tipo de descuido, siempre ha seguido las normas de seguridad.

Por miedo a otro posible caso de Ébola, se ha mantenido aislado al marido de Teresa, Javier Limón que también fue sometido a rigurosas pruebas y ha estado en cuarentena, pero como he comentado antes, hasta que no pasan los 21 días de incubación no hay riesgo de contagio y por lo tanto no ha sufrido la enfermedad. Tras cumplir la cuarentena ha recibido el alta en el hospital.

Ahora que Teresa ya ha pasado la enfermedad y su vida vuelve a la “normalidad”, (aunque en mi opinión va a tener problemas con la sociedad, por miedo a que no esté bien curada, creo que va a ser discriminada) tanto ella como su marido van a tomar medidas para que se haga justicia por haber sacrificado a su querido perro “Excalibur”. Los dueños están muy afectados emocionalmente ya que les han arrebatado a su preciada mascota sin tener prueba alguna de que Excalibur estuviera enfermo, hoy por hoy no se ha dado ningún caso de que esta terrible enfermedad afecte a perros, gatos u otro tipo de animales de compañía, solo afecta a los animales nombrados anteriormente.

El marido de Teresa, Javier Limón, mandó un vídeo a las autoridades diciendo que no daba su consentimiento para sacrificar a Excalibur y aun así hicieron lo que quisieron. ¿quién son ellos para decidir sobre la vida de un animal inocente? Las autoridades pensaban que el animal pordría tener un posible contagio y decidieron sacrificarlo sin antes realizarle pruebas que corroboraran que Excalibur padecía la enfermedad. Aunque las autoridades les están pidiendo disculpas, ellos no las aceptan y piden justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *