La Feria de Albacete, la octava maravilla del mundo

Miguel Monsalve Molina, 1º EN

El 6 de marzo de 1710, en plena guerra de sucesión, el primer Borbón, Felipe V, privilegió a la ciudad con una feria anual de cuatro días, en la que años más tarde aumentaría a una feria de diez días. Al principio se realizaba en el sitio Los Llanos como una actividad económica y de comercio, un mercado en el que se vendía el ganado. Durante varios años estuvo celebrándose en aquel lugar, hasta que en 1783, mandaron edificar un recinto en el casco urbano de Albacete, lugar actual donde se realiza la Feria de nuestra ciudad, para una mejor realización y concentración de actividades económicas.

La Feria de Albacete se desarrolla del 7 al 17 de septiembre en la ciudad castellano-manchega de Albacete, celebrada en honor a la Virgen de los Llanos (patrona de la ciudad albaceteña). La Feria se sitúa en el recinto ferial, construido en el 1783 en la calle de la feria, el cual se compone de un largo paseo desde el Molino hasta “el pincho”, que está adornado por una multitud de luces a su alrededor. Al llegar nos encontramos con unas grandes puertas de hierro que se abren en su comienzo, el día 7 de septiembre a las 24.00h por la alcaldesa de la ciudad y en la que se lanzan fuegos artificiales inaugurando la fiesta de la ciudad. Más adelante se encuentran “los redondeles”, llamado así por los anillos que se encuentran alrededor de un templete central, estructura que se encuentra más poblada, en la que finaliza el recinto ferial.

El evento más importante de la Feria es la cabalgata, en la que trasladan a la Virgen de Los Llanos hasta las puertas de hierro del recinto ferial, la alcaldesa abre las puertas y inaugura oficialmente la Feria de Albacete, después la Virgen de Los Llanos es trasladada a su capilla donde se quedará durante los diez días de Feria. La cabalgata comienza el día 7 a las 19.00h en la Avenida de España y culmina en el recinto ferial. En ella desfila una multitud de carrozas con albaceteños y albaceteñas vestidas de manchegos, aperitivos y platos de comida, varias bandas de música y las peñas de jóvenes y adultos con sus típicas botas de vino.
Mientras en el Parque Abelardo Sánchez se realiza un acto no oficial. Miles de personas, la mayoría jóvenes, se reúnen dentro del parque y comienzan la fiesta divirtiéndose y bebiendo hasta que se abren las Puertas de Hierro.

La batalla de flores es una cabalgata en la que utilizan las mismas carrozas, realizada al día siguiente desde la Plaza Gabriel de Lodares hasta la Avenida de la Estación, los manchegos y manchegas se dedican a lanzar confetis y flores para animar a la ciudad.
El primer domingo de Feria, también se realiza un acto floral que participan más de 15.000 personas. El acto comienza en la Catedral y concluye en la capilla donde se sitúa la Virgen de Los Llanos haciéndole honor.

 El recinto ferial está constituido por un paseo con una gran variedad de actividades. Se encuentran infinitos juegos de entretenimiento para niños (dardos, juegos de tiros, mangueras de agua, canastas, etc), también hay sorteos, un bingo, una tómbola, vendedores ambulantes y bastantes sitios para comer, tanto churrerías para los más madrugadores, puestos de comida rápida y puestos de comida típica de la ciudad. El final del paseo está compuesto por atracciones de feria para niños pequeños, culpables de que a miles de padres no les guste la feria. También hay una caseta en la que se realizan conciertos y actuaciones de artistas importantes todos los años, la Caseta de los Jardinillos. Al lado se dispone de un pequeño parquecillo, donde las personas mayores y la gente cansada descansa y se ausenta un poco del gentío de la feria.

Separada por el Parque de los Jardinillos, disponemos de una plaza de toros donde todas las mañanas saltan a la arena las típicas vaquillas de la feria, donde todos los chavales huyen de ellas intactos, salvo algún desprevenido. Por las tardes se realizan corridas de toros, un acto muy tradicional en la ciudad y en la comunidad autónoma. En sus exteriores, aunque resulte raro, los jóvenes, todas las noches se reúnen para disfrutar del ambiente y beber, es un lugar concéntrico donde la gente empieza la noche para acabar luego en las carpas o redondeles.

Pasado el paseo de la feria, comienza una explanada en la que se sitúan diferentes carpas de televisiones de la localidad y comienzan las atracciones para chicos y chicas más mayores. Tenemos desde una noria gigante hasta unos rápidos de agua y muchas variedades más. También disponemos de un pincho en medio de la explanada, punto referencial del feriante, lugar de quedada de la gente y principal sitio fotografiado debido a su posición central, y el que está adornado con luces y algún otro globo escapado de los niños. Si rodeamos los famosos redondeles nos encontramos carpas de mariscos y comida, en el que es imposible ponerse un sábado al mediodía. Hay también vendedores ambulantes y puestos en el que se venden todo tipo de productos, desde fundas de móviles, camisetas de fútbol, pulseras y otros accesorios, y que no falten los puestos en el que se cocinan las famosas mazorcas de maíz.
Una carpa de rock ambienta todo lo que rodea a los redondeles, famosa por sus grandes conciertos y por los artistas que actúan en ella. Finalizando la vuelta por los redondeles, nos encontramos con distintas carpas de música o discotecas, lugar referencial para los más fiesteros y marchosos de la ciudad. Hay más de diez carpas en las que están disponibles todo el día para extranjeros y para turistas.

Dentro de los redondeles nos encontramos con unos paseos en lo que destaca los lugares en los que se come o cena y distintos e infinitos sabores que degustar. Más adelante se encuentra el templete central, lugar en el que los más mayores disfrutan sus tardes de feria con la familia comiendo los típicos Miguelitos de la Roda junto con sidra, no pueden faltar después de la hora de comer. Alrededor de éste, hay unos paseos circulares donde se venden todo tipo de objetos, desde las típicas navajas, a ropa o juguetes. Finalizando se encuentran las zonas de mojitos o también llamada “Ateneo”, lugar en el que disfrutarás por las tardes y noches debido al ambiente y a la multitud de gente de sus alrededores. Si te gusta bailar no saldrás de ahí, ya que dispones de todo tipo de música y de edades.

Así cada año la Feria de Albacete va aumentando el número de visitantes y la popularidad, por eso es declarada evento de Interés Turístico Internacional, ya que todo el mundo oye hablar de esta gran feria, que para muchos es la mejor feria de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *