La romería del Cristo del Sahuco, única en España

Paloma García Acosta, 1º CN

Los habitantes del Sahuco al saber de esta fechoría se levantaron rápidamente con tan sólo lo que llevaban puesto, es decir, unos pulgeros o calzoncillos largos y una camiseta interior (todo blanco) y fueron tras los peñeros, la carrera de ambos grupos no se detuvo hasta que llegaron a Peñas de San Pedro, donde después de muchas peleas, decidieron que el Cristo pasaría los veranos en Peñas de San Pedro y los inviernos en el Sahuco. Es decir, desde el lunes de pentecostés hasta el veintiocho de agosto en Peñas de San Pedro y el resto del año en el Sahuco.

Romería del Cristo del SahucoCada año el lunes de Pentecostés sobre las cinco de la tarde se llevan al Cristo desde el Sahuco hasta Peñas de San Pedro, en una gran carrera donde los andarines van vestidos de blanco, como veréis en las foto, haciendo relevos de parejas recorren unos 14 kilómetros por una carretera de montaña, en un entorno paisajístico con mucha belleza. Por un lado despide al Santísimo Cristo la Virgen representada con la imagen de la Dolorosa, luego este es puesto en su caja con forma de cruz de madera y con unos almohadas en sus cuatro andas.

En el recorrido hay tres paradas oficiales, la primera es la cruz de la aldea el Pardalejo, la segunda en La Rambla y su tercera en el puente de La Solana, donde la gente de los alrededores sale al encuentro del Cristo para tocarlo y ofrecer agua a los andarines. Detrás de los andarines le acompaña la guardia civil, una ambulancia y un autobús, en el cual, aquellos andarines que lo necesiten puedan subir, beber agua, descansar, ser atendidos para luego volver al relevo. Finalmente el Cristo es recibido en Peñas de San Pedro sobre las siete y media por una gran multitud de gente y entre todos vuelve ha estar presente su madre la dolorosa. Al llegar lo sacan de su caja y es puesto en sus andas para hacerle su procesión acompañado de su madre y sus fieles creyentes. La procesión transcurre desde la cruz de Peñas De San Pedro hasta su iglesia donde pasará el verano.

El 28 de agosto vuelve al Sahuco

Del mismo modo, el veintiocho de agosto a las 6 de la mañana se celebra una misa oída con devoción y al terminar esta misa el Cristo sale en procesión. Cuando sale de la iglesia tocan la marcha real y todos los peñeros se ponen a llorar porque a la vez que comienzan las fiestas de su pueblo se tienen que despedir de su Santísimo Cristo del Sahuco el cual ha estado todo el verano con ellos. Lo llevan en procesión acompañado del pueblo y forasteros que vienen de pueblos y capitales diferentes y tampoco puede faltar su Santísima Madre. Al llegar a la cruz del Santo en las afueras de las Peñas. el Cristo se despide de su Madre y vuelve a ser metido en su caja para iniciar la marcha.

La vírgen de la Esperanza despide al CristoIgual que el lunes de Pentecostés, el vientiocho de agosto también se hace sus paradas, pero al revés ya que se va dirección al Sahuco. Hasta la primera parada lo llevan a hombros las parejas de paisanos formada por los habitantes de Peñas de San Pedro. La primera en este caso en el puente de La Solana donde se realiza el emparejamiento de andarine,s después La Rambla y finalmente el Pardalejo siendo también recibido en cada una de sus paradas por habitantes de dichas aldeas y recibiendo a los andarines con ánimos y aplausos. Finalmente sobre las nueve y media de la mañana, después de sus 14 kilómetros de distancia desde Peñas al Sahuco llegan los andarines acompañando al Cristo del Sahuco llevándolo en hombros a su cruz. Una vez llegado, los sacan de su caja y lo vuelven a poner en sus andas para iniciar la procesión hasta la ermita donde le hacen una misa de recibimiento.

Los habitantes del pueblo tienen como costumbre invitar a los andarines a un refresco y un bocadillo para coger fuerzas ya que llevan desde la madrugada corriendo para acompañar al Cristo. El Cristo se queda en la aldea del Sahuco hasta el siguiente lunes de Pentecostés.

El himno

Para terminar, aquí os dejo el himno del Sahuco que entonamos en todas sus misas.

Cristianos de las Peñas
cantemos con fervor
un himno al Santo Cristo
un himno al Redentor.

Postrados a sus plantas
con fe y amor filial
cantemos sus bondades
su inmensa caridad.

Clavado en un madero
su sangre derramó
por dar al hombre vida
un hombre Dios murió
un hombre Dios murió.

Cristianos de las Peñas
venid ante su altar
y llenos de esperanza
digamos sin cesar:

Viva, viva el Santo Cristo
Viva nuestro Redentor.
Viva, viva nuestro pueblo
Viva nuestra religión.

Un comentario

  • Fco. Javier Cerro Serrano

    El himno es el mismo para Peñeros y Sahuqueros, y en cada localidad se cambia: Cristianos del Sahúco ó cristianos de….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *