Las barreras de los niños con discapacidad

Cristina Simón González, 1º CN

En la mayoría de los casos, estos niños no reciben la ayuda que necesitan y muchos son discriminados. En la vida cotidiana, los discapacitados tienen más desigualdades y disponen de menos oportunidades para tener una educación adecuada. Las personas con discapacidad son aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo y éstas pueden impedir su participación en igualdad de condiciones con los demás.

En primer lugar no hay que tener discriminación hacia los niños con discapacidad. También el niño mental o físicamente impedido deberá disfrutar de una vida normal dado que también pueden llegar a valerse por sí mismos. Algunas principales causas de discapacidad son: 1. Problemas genéticos. 2. Enfermedades (el polio). 3. Desnutrición. 4. Descuido en la higiene.

Tan solo alrededor de un 2% de los niños con discapacidad tiene acceso a la educación. En muchos países de todo el mundo, los niños que sufren una discapacidad son aislados, rechazados y discriminados por tener dicha enfermedad. Los niños con discapacidad corren un riesgo cada vez mayor de convertirse en víctimas de la violencia debido a su incapacidad para defenderse. Por eso, la violencia física, psicológica y emocional pasa a ser una triste realidad que los discapacitados sufren en todo su entorno. Desgraciadamente, en algunos países una minusvalía física o psíquica puede ser una razón para el asesinato de un niño dado a la carga que puede llegar a suponer.

La discapacidad como causa de discriminación
Existen numerosos casos de discriminación causados por una discapacidad como por ejemplo la educación, el alojamiento, el transporte y la vida en sí, la mayoría de los lugares y servicios son en parte inaccesibles para las personas que sufren algún tipo de discapacidad. Estos obstáculos son numerosos y pueden ser de tipo físico (edificios a los que las personas con silla de ruedas no pueden acceder); interés público (falta de personal, como por ejemplo los intérpretes de lengua de signos).

Incluso en países desarrollados podemos ver cierta discriminación hacia los niños con discapacidad: a menudo los separan del resto de niños, los sitúan en clases especiales, etc. De este modo, resulta imposible para estos niños integrarse en la sociedad y encontrar más tarde un empleo.

Los derechos del niño discapacitado

Los niños con discapacidad son iguales al resto de niños. Todos los discapacitados tienen los mismos derechos que cualquier otro niño. Algunos de esos derechos son: ·

Derecho a un tratamiento adecuado
Es necesario que los niños con discapacidad tengan derecho a un tratamiento especial pero, a la hora de la verdad, la mayoría de ellos son privados incluso para un tratamiento médico adecuado. Por eso sus posibilidades de recuperarse o vivir mejor, son más bajas.

Derecho a la educación
Debido a la falta de medios, conocimientos y, sobre todo, de buena voluntad, la mayoría de los niños con discapacidad no recibe ninguna educación, ni siquiera una educación primaria. De hecho, solo el 2% de los niños con discapacidades tienen la suerte de poder ir a la escuela.

Derecho al ocio
Algunas veces, las personas que cuidan a los niños con discapacidad están tan involucradas en su cuidado que olvidan que son niños que también necesitan divertirse, jugar, dibujar, practicar deportes, etc. Divertirse tendría que ser como un deber por eso estos niños tienen el mismo derecho.

Derecho a la opinión
Se trata de una de las necesidades fundamentales de un niño con discapacidad, aunque también es una de las más ignoradas. Los niños minusválidos, al igual que el resto de niños, tienen derecho a expresar su opinión sobre cualquier cosa que les afecte.

Un niño con discapacidad debería contar con la oportunidad de expresar su opinión, ser consultado e informado y tener la oportunidad de participar. Pero, se piensa que, debido a sus discapacidades, estos niños no son capaces de expresar una idea de forma coherente, por lo que se toman las decisiones sin escuchar su opinión.

Los niños que sufren alguna discapacidad son especialmente susceptibles a la hora de hablar, ya que algunas veces se tienen algunos obstáculos (dificultades en la comunicación, pensamiento lento, falta de comprensión). Por eso, se debería considerarse importante la opinión de los niños discapacitados sobre los asuntos que les afecten. Así se eliminaría más rápidamente los problemas y sería más fácil que se integrasen. El camino por delante es un reto. “Pero así como los niños discapacitados no aceptan límites innecesarios, nosotros tampoco deberíamos aceptarlos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *