Los enigmas de Nefertiti

Raúl Jesús García Velasco, 1º EN

Neferatu Atón Nefertiti fue una reina de la dinastía XVIII de Egipto, gran esposa de Akenatón. Su nombre se traduce como “bondad de Atón, la bella ha llegado”. Su belleza fue legendaria, pero tras su imagen seductora parece que su papel político y religioso en la religión Amarniana fue fundamental. Su reinado se distingue por la frecuencia con que se realizaron ilustraciones monumentales que representaban a la pareja real en la intimidad.

¿Reinó Nefertiti con el nombre de Semenejkara?

 Los egiptólogos creyeron que fue la que reinó con el nombre de Semenejkara, pero no se ha demostrado que sucediera a Akenatón tras su muerte. Creen que reinaron en colaboración parcial entre Akenatón y Nefertiti. Nefertiti fue la reina más bella, enigmática y poderosa del antiguo Egipto. Los egiptólogos creen que provenía de uno de los harenes de Amenhotep III en Malkata, donde vivían más de quinientas concubinas, del palacio más grande donde residían los faraones.

Nefertiti y su reinado

Akenatón escribía de ella: “De hermoso rostro y colmada con un doble honor. Señora del alto y bajo Egipto”. Al principio de su reinado, Amenhotep IV y Nefertiti se eligieron en sumos sacerdotes del dios Atón, en Karnak. Cinco años después, él cambió su nombre por el de Akenatón, ordenando edificar numerosos templos de adoración al dios Atón, el cuál era una divinidad solar del antiguo Egipto, que representaba al disco solar en el firmamento. Se le consideraba el espíritu que alentaba la vida en la tierra, dentro de la mitología egipcia. Se le representaba como un hombre con cabeza de halcón.

Akenatón y Nefertiti en su reinado lograron ensombrecer al dios Amón, dios que habitaba en la oscuridad. Sin embargo, la censura del sumo sacerdote de Amón hizo que Akenatón y Nefertiti dejaran la ciudad de Tebas, a favor de una nueva capital, Ajetatón. Algunas representaciones de la reina, halladas en Amarna, la muestran golpeando a sus enemigos o conduciendo su propio carro, compitiendo con el faraón y realizando acciones propias del faraón.

La política de Nefertiti y Akenatón

Llevaron a cabo una revolución que rompió con miles de años de tradición, saqueando los templos de Karnak y expulsando a miles de sacerdotes. El ritual de traslado de las estatuas de dioses de templo en templo a través del Nilo, fue prohibido y sustituido por un desfile de los reyes sobre carros y recorriendo los templos de la ciudad.

La relación de Akenatón y Nefertiti

 

Tallado de Akenatón y Nefertiti

Su relación con Akenatón, durante la cual gobernaron muchos años, se fue estropeando. Posiblemente motivado por la ausencia de un heredero masculino. Nefertiti dio a luz a seis hijas apreciadas: Meritatón, nacida en 1348 a.C; Meketatón, nacida en 1346 a.C; Anjesenpaatón, nacida en 1346 a.C; Neferneferuatón nacida en 1344 a.C; Neferneferura, nacida en 1341 a.C y Setepenra, nacida en 1339 a.C.

A causa de la posible ausencia de un heredero varón, los egiptólogos creen que Nefertiti fue relegada en la corte, siendo sustituida por su suegra. Aunque los reyes siguieron juntos, la pareja se fue deteriorando a causa de la extraña actitud del faraón, envuelto en el misticismo que le alejaba de la realidad del país.

Nefertiti no fue la única esposa del faraón Akenatón. Éste tuvo otra esposa secundaria llamada Kiya, la amada gran esposa, supuesta madre de Tutankamón, que desaparece de los registros durante el año undécimo de su reinado. Hay muchas teorías según los egiptólogos que dicen que la suegra de Nefertiti quedó embarazada de Akenatón, teniendo por fin un hijo varón al que llamaron Tutankamón, otra de las teorías de la supuesta madre de Tutankamón.

Excavaciones en la antigua Aketatón

 Se encontraron gran número de viviendas. En una de ellas, conocida como el taller de Tutmosis, hallaron numerosas piezas de escultura, entre las cuales destaca el busto de Nefertiti, que está representado con el alto tocado azul que sólo podía lucir ella y sus rasgos faciales que la caracterizaban en el arte amarniense. Las trescientas tablillas halladas en Armania ponen de manifiesto el caos que reinaba en Egipto. Akenatón fue, al parecer un líder religioso y un político nefasto. En su nueva religión el pueblo debía adorar a la familia real, cuyos miembros adoraban al dios Atón. Este debió ser el mayor error cometido por Akenatón, precursor del judaísmo, el cristianismo y el islamismo.

Nefertiti y su enigmática desaparición

 

Busto de Nefertiti

La reina desaparece completamente de la historia durante el año catorce del reinado de Akenatón. Hacia 1336 a.C se pierde la pista de Nefertiti. Desaparece por completo de los escritos, de los papiros y de los grabados. Algunas hipótesis hablan de una muerte violenta, tras la cual su marido habría prohibido que se mencionase su nombre. Otros creen que pudo adoptar algún comportamiento que desagradó a los egipcios y que le hicieron perder toda su influencia y prestigio. También se habla de un posible divorcio de los reyes. La desaparición de Nefertiti coincide con circunstancias que sacudieron a la familia real entera, la desaparición de la otra esposa de Akenatón, Kiya; el ascenso de la princesa Meritatón y la aparición de la figura de Semenejkara. Los egiptólgos han visto en todo esto el último ascenso de Nefertiti en el poder, pasando a reina-faraón. Al morir Akenatón hubo un breve reinado de Semenejkara en solitario pero pronto fue sucedido por Tutankamón. Se piensa que Akenatón mantuvo relaciones con una de sus hermanas y engendraron a Tutankamón, algo usual en la antigua cultura egipcia. Hay muchas teorías sobre quien fue realmente la madre de Tutankamón, entre ellas está Nefertiti.

La momia KV35YL

 La autopsia practicada a Tutankamón y a una decena de miembros de su familia ha abierto un nuevo frente de batalla en la egiptología. El estudio del ADN de las momias desvelado, ha sacudido el árbol genealógico del rey del antiguo Egipto, que falleció hace 3334 años por una fractura en su pierna izquierda, después de que se viese afectado por la malaria. Los perfiles genéticos de los cuerpos momificados demuestran que Tutankamón era probablemente hijo de Akenatón y el análisis del ADN ha servido para identificar a su madre, la momia KV35YL, encontrada en 1898 en una tumba del valle de los reyes. Los expertos de la autopsia discrepan en ponerle nombre a la momia.

El secretario general del consejo supremo de antigüedades de Egipto, Zahí Hawass rechazó que Tutankamón fuera hijo de Nefertiti. La momia KV35YL es hija de Amenofis III y la reina Tiy, es imposible que fuera Nefertiti, aseguró Hawass. Amenofis III y la reina Tiy también eran los padres de Akenatón, asi que este según los análisis genéticos, se acostó con su hermana y engendraron a Tutankamón. Como Nefertiti era ajena a la familia de Akenatón, queda descartada como madre de Tutankamón.

Según las últimas noticias, se ha averiguado que hay una cámara secreta en la tumba de Tutankamón. Los egiptólogos consideran que es más probable que dentro se encuentre Meritatón en lugar de Nefertiti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *