Periódico digital, IV época
    Regístrate    Ingresar/Login  
Inicio Archivo Enlaces Foros SabucoRadio SabucoTV
Ingreso
SECCIONES


Sociedad : El SIDA ante una sociedad desigual
Enviado por lucia el 19/4/2012 20:40:00 (1423 Lecturas)

  La epidemia del sida pone en peligro La salud física, económica y social de la población. Por ello, debe ser considerada como un asunto que concierne a todos y además es un desafío colectivo.

Lucía Ballesteros Jara, 1º EN

El SIDA es una etapa avanzada de la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Lo correcto entonces es hablar de la infección VIH/SIDA sabiendo que es un proceso. Este virus deja sin defensas al organismo. Concretamente mata a un tipo de células -los linfocitos CD4- que integran el sistema inmunológico, encargado de defender de los agentes que producen las enfermedades. También se aloja en órganos y glándulas. Puede afectar a cualquier persona que no adopte medidas preventivas y, por el momento, es incurable.

La discriminación afecta profundamente a las personas. Ella conduce a la perdida de autoestima, a sentimientos de culpa y vergüenza. A menudo las personas con SIDA se apartan por sí mismas de la asistencia que necesitan debido al temor a reacciones negativas de los otros. El aislamiento aumenta el sentimiento de "ser el único con SIDA". Ansiedad, depresión y suicidio pueden ser los resultados.

La discriminación entonces no abreva en el prejuicio, sino también en el terror al contagio y en la construcción social de mitos y leyendas que logren afirmar la peligrosidad de quien padece el estigma, para justificar la segregación, el aislamiento. La sociedad, poco a poco, va formando y catalogando "grupos de riesgo", como lo son los homosexuales o los drogadictos. Los integrantes de estos grupos están condenados a ser prejuzgados por la sociedad, sin importar cuánto afán pongan en demostrar que toman las precauciones necesarias para no contraer ni transmitir la enfermedad

La discriminación tiene muchas facetas como : inadecuado cuidado profesional para las personas que son VIH positivos; aislamiento de la familia, del contexto social, de la comunidad y de la Iglesia; pérdida del empleo; violencia física y/o psicológica contra personas de orientación homosexual, prostituidos y drogadictos; restricciones de viajes presiones familiares y sociales sobre lo que brindan ayuda para que no cuiden a las personas infectadas con el VIH; negativa a brindar cuidados sanitarios básicos y seguros de vida o salud; registros obligatorios; rechazo a brindar alojamiento; actitud negativa para brindar acceso a la educación, especialmente a los niños; exclusión de personas, tales como refugiados y estudiantes procedentes de áreas altamente endémicas.

Las estructuras socioeconómicas en el mundo promueven la pobreza de ciertas comunidades y grupos, haciendo más vulnerables a la difusión del SIDA a aquellos que no tienen privilegios. La lucha contra el SIDA es por lo tanto una lucha contra la pobreza, el analfabetismo, la prostitución, la drogadicción y todas las formas de desigualdad social. La falta de información tendenciosa también contribuyen a la discriminación.

  El SIDA no se contagia por contacto directo sino por contagio de fluídos, que no incluyen la saliva, sino sangre y contacto sexual. El SIDA no se contagia por contacto con la saliva, lágrimas, sudor, tos, estornudos, ni al donar sangre, ni por compartir vajilla y otras cosas. Esta enfermedad no se contagia tan fácilmente, ni si quiera por besar a alguien o abrazarle.

Las tres vías principales de transmisión son: la parenteral (transfusiones de sangre, intercambio de jeringuillas entre drogadictos, intercambio de agujas intramusculares), la sexual (bien sea homosexual masculina o heterosexual) y la materno-filial (transplacentaria, antes del nacimiento, en el momento del parto o por la lactancia después).

En resumen, la convivencia con una persona con SIDA es totalmente posible, por lo cual no existe razón alguna para el abandono o el aislamiento, o la apartación de la persona infectada. No tengas miedo a acercarte ni compartir nada con una persona con SIDA, son personas normales como tú, pero con una enfermedad.

Valoración: 6.00 (5 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo



Buscar en El Sabucazo
Buscar en Google
Google