Qui-Gon Jinn, un jedi inconformista

Juan García Cabezuelo, 1º AN

Qui-Gon tenía un semblante fuerte e imponente, y hablaba bajo, pero con decisión. Como caballero jedi y maestro, fue influyente y exasperante por igual. Dominado por una fuerte personalidad presente en todo momento, su apariencia se sustentaba en una creencia filosófica en la Fuerza viva, opuesta a la unificación.

http://vignette1.wikia.nocookie.net/swfanon/images/d/d6/QuiGonPortrait-SWE.jpg/revision/latest?cb=20130205204403

El maestro y caballero jedi Qui-Gon Jinn

Poco antes de cumplir trece años, Qui-Gon fue elegido para convertirse en padawan del maestro Dooku, uno de los jedi más fuertes y respetados del momento. Bajo su tutela, se adiestró como un hombre serio, generoso y amable, pero también desarrolló un criterio propio y cierta testarudez. El joven aumentó su poder de la Fuerza y exploró ámbitos filosóficos a menudo censurados. Cuando se convirtió en caballero jedi, ya se había ganado una reputación de inconformista que en la mayoría de las ocasiones no eran del agrado del Consejo Jedi.

Este carácter rebelde se manifestó en sus largos cabellos y la forma en que expresaba su visión de la fuerza con las palabras “siente, no pienses, usa tu instinto”. Su filosofía jedi le llevaba a veces a introspecciones inspiradas. La confianza que depositaba en sí mismo, casi arrogante, le cegaba para decidir qué era lo correcto. Estos juicios erróneos tuvieron serias consecuencias cuando Jinn entrenaba a un joven padawan llamado Xanatos.

Xanatos fue la gran decepción de Qui-Gon

Qui-Gon ya había destacado como maestro de su primer aprendiz, pero Xanatos resultó ser demasiado para él, ya que se sintió cegado por el inmenso potencial del padawan. A pesar de las advertencias del Alto Consejo Jedi, no supo detectar el odio que albergaba su joven pupilo. Como consecuencia de ello, la traición de Xanatos lo sorprendió sucumbiendo este al poder del lado oscuro. Jinn se culpó por el fallo de Xanatos, y llegó incluso a renunciar al éxito del entrenamiento de su primer padawan. Se prometió no volver a tomar a otro padawan por el resto de su vida. Por los siguientes años, Jinn regresó a las misiones en solitario. Con todo, él ocasionalmente trabajó con otros en varias asignaciones.

Un nuevo padawan

Inicialmente, Qui-Gon estaba decidido a no tomar otro aprendiz, debido a que su anterior aprendiz cayó al lado oscuro. La experiencia con Xanatos minó la confianza de Qui-Gon en sí mismo como profesor. Durante muchos años buscó un nuevo aprendiz, pero nunca confió en sí mismo lo suficiente para acaba tomando uno y sólo la intervención de Yoda nueve años después le hizo aceptar un tercer pupilo, un joven de doce años llamado Obi-Wan Kenobi. Éste fue un alumno dócil y aplicado, demostrando que sería un jedi brillante en un futuro, Qui-Gon sabía que en sus manos tenía un diamante en bruto. Como maestro y aprendiz, Obi-Wan y Qui-Gon fueron enviados a varias misiones a través de la galaxia.

http://vignette2.wikia.nocookie.net/es.starwars/images/9/9d/X%C3%A1natos.jpg/revision/latest?cb=20090603021843

La batalla entre Qui-Gon y el jedi oscuro Xanatos

Durante una de estas misiones tuvieron varios encuentros con Xanatos donde en uno de ellos, el antiguo aprendiz consiguió escapar hasta un pequeño planeta. Tras varios días de búsqueda consiguieron dar con él y se enfrentaron en duelo. Para no rendirse ante su antiguo maestro, el jedi oscuro terminó suicidándose saltando a una piscina de ácido. Esto significó el final de una amenaza para la Orden Jedi y también el fin de un capítulo oscuro en la vida de Qui-Gon.

El vínculo entre Jinn y Kenobi era muy fuerte, y se apoyaron mutuamente en los momentos críticos, tanto personales como políticos. En concreto, el joven Kenobi apoyó a Qui-Gon en la extraña tragedia personal que afectó a una nativa del planeta Noori llamada Tahl.

Amor prohibido

Tahl había coincidido con Qui-Gon al inicio de su entrenamiento como jedi. Su relación se había fraguado durante un incidente en Melida/Daan, cuando Qui-Gon la había salvado de una muerte segura. Dos años más tarde, mientras entrenaba con Obi-Wan en Ragoon VI, Qui-Gon comenzó a tener visiones de Tahl en grave peligro, obligando al maestro jedi a viajar desde el planeta a Coruscant y desde allí al lejano Apsolon. Fue aquí donde Qui-Gon se dio cuenta de que lo que sentía por Tahl se había transformado en amor. La pareja se comprometió, pero entonces ella fue secuestrada y, a pesar de los desesperados esfuerzos de su amante, no sobrevivió al cautiverio. La muerte de Tahl llevó a Jinn a un estado de depresión y un aumento en fuertes emociones del lado oscuro que se volvieron aparentes. Él se culpó a sí mismo por la muerte de Tahl.

Tiempo después localizaron al asesino, Qui-Gon lo acorraló y trató de matarlo, sin embargo, fue interrumpido por una voz suplicándole que no siguiera adelante. Debido a esto, Jinn tomó conciencia de la trayectoria que estaba siguiendo, reprimió su cólera, y reflexionó sobre sus acciones. Después de tomar al asesino en custodia, Qui-Gon agradeció a Obi-Wan por detenerlo, sólo para escuchar de su aprendiz que no fue él quien dijo esas palabras. Fue entonces cuando se dio cuenta de que la voz que había oído era la voz de Tahl. Los jedi volvieron a Coruscant y se entregó a Tahl un funeral apropiado.

http://vignette2.wikia.nocookie.net/starwars/images/e/ea/Captive_Temple_cropped.jpg/revision/latest?cb=20111024192325

Qui-Gon y su padawan Obi-Wan Kenobi

Nueve años más tarde, Qui-Gon había recuperado su temple emocional. En los meses previos al bloqueo de Naboo, él y Obi-Wan se encontraron tras la pista de un enemigo escurridizo. La búsqueda dejó al descubierto las diferencias entre la filosofía de Qui-Gon y la del Alto Consejo Jedi. Qui-Gon, sin una estrategia general, recorrió la galaxia a la caza de un pirata llamado Cohl. Tan sólo después de escuchar a su aprendiz, empezó a darse cuenta de la auténtica situación. La persecución era una maniobra de distracción de la amenaza principal, que procedía de algún otro lugar. El Alto Consejo se mostró falto de comprensión una vez más, y Qui-Gon, irrespetuoso como de costumbre. Pero todo el verdadero peligro aún no se había dado a conocer.

En una nueva misión, Qui-Gon y Obi-Wan son enviados al planeta Naboo como embajadores del senado, donde estarán a punto de convertirse en el centro de unos hechos que decidirían el curso de toda la galaxia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *