Un enigma está desconcertando a los astrónomos

Julio Serna Carrión 1ºABN

Un método para encontrar planetas es simplemente esperar a que pasen delante de una estrella y la tapen momentáneamente; si pasan de manera regular, podemos llegar a la conclusión de que el planeta forma una órbita alrededor de la estrella. Por supuesto, hay muchas más consideraciones, pero eso es lo básico del descubrimiento de nuevos planetas.

El hecho es que se ha descubierto una estrella llamada KIC8462852, situada entre las constelaciones de Cygnus y Lira, a unos 1.500 años luz de la Tierra. Una estrella que parpadea de manera poco habitual, sin seguir ningún patrón.

El telescopio Kepler ha observado cientos de miles de estrellas a lo largo de los años, pero el caso de KIC 8462852 es probablemente el más especial de todos por sus características únicas. Los astrónomos resaltaron lo que parece ser un objeto de gran masa, o muchos de pequeña masa juntos, orbitando la estrella juntos los unos de los otros, pero no uno cualquiera.

El peculiar caso de esta estrella fue compartido con la comunidad científica y se envió a una plataforma pública en la que los usuarios de internet pueden ayudar a encontrar exo-planetas basándose en las mediciones de luz emitidas por las estrellas. La plataforma se llama “Planet Hunters” y en ella cualquier persona puede aprender a interpretar las mediciones de luz del telescopio Kepler y ayudar a encontrar exo-planetas. En el año 2011 el usuario planetsam señaló las mediciones provenientes de la estrella KIC 8462852 como extrañas y únicas en su género.

Representación gráfica de dichas mediciones

Lo primero que pensaron los astrónomos era que los instrumentos estaban equivocados, que habían fallado, pero no tuvieron más remedio que admitir los resultados una vez que comprobaron que Kepler no sufría problemas. También se descartó la posibilidad de que un impacto entre planetas hubiese ocasionado que volasen grandes trozos de roca.

Lo que han visto los cientifícos es, a grandes rasgos, que la luminosidad de la estrella se redujo en un 22%, es decir, que pasó por delante de ella algo que bloqueó el 22% de su luz. También detectaron una reducción del 15 %

¿Es mucho un 22% de reducción?

Bueno, Júpiter pasando por delante del Sol atenúa menos de un 1%. Estamos hablando entonces de algo muy grande que orbita una estrella. Ésta estructura desconocida tapa la luz de su estrella en intervalos irregulares de entre 5 y 8 días.

¿Qué es eso tan grande que se mueve de una forma tan errática?

En un universo en el que todo funciona de manera casi mecánica, una irregularidad tan grande como esta es difícil de ignorarse. Se están barajando varias opciones. La primera en proponerse fue que se trata de una nube de cometas, sin embargo, ésta opción no acaba de convencer ya que de ser cometas, éstos emitirían parte de la radiación absorbida en forma de infrarrojo, algo que no se observa.
También se ha especulado que podrían ser los derrubios resultantes de una colisión de planetas, fenómeno extremadamente raro en el universo. O que la estrella hubiese capturado un cinturón de asteroides. Lamentablemente ninguna de éstas opciones encaja perfectamente con los datos obtenidos.

¿Cuál es la opción restante?

La de que sea una esfera Dyson. Una esfera Dyson es una hipotética mega-estructura (propuesta en 1960 por el físico Freeman Dyson, en la revista Science) basada en paneles solares, que una civilización muy avanzada podría construir alrededor de su estrella para aprovechar al máximo la luz emitida por ésta, proporcionando a esa civilización una cantidad de energía térmica y luminosa inimaginable.

Muestra gráfica de esfera de Dyson de tipo enjambre

Aunque la realización de tal estructura es técnicamente imposible para la raza humana, se especuló que esta idea pudiera ser empleada por razas alienígenas tecnologicamente superiores a la nuestra y que por lo tanto se podría buscar vida inteligente tratando de encontrar estrellas que no emitan luz por estar cubiertas por la denominada esfera de Dyson.

Como dicen los autores del estudio, la posibilidad de que la explicación sean alienígenas siempre debería de ser la última hipótesis que se debería considerar en un estudio científico, pero en éste caso realmente no hay muchas más posibilidades. Si ésta opción es la correcta, estos seres habrían construido una mega-estructura (o un conjunto de estructuras) que sería capaz de moverse a voluntad, de ahí la regularidad.

Joe Wright, investigador del SETI (el instituto para la búsqueda de vida extraterrestre) pide que no se eche en un saco roto la hipótesis alienígena: “Aunque sea la última que se considere“, especifica el investigador, y afirma que, según el protocolo de búsqueda de dicha institución: “La posibilidad de detectar artefactos descomunales orbitando alrededor de estrellas aparece como una de las maneras más probables y factibles de detectar la hipotética existencia de vida extraterrestre“.

Wright interpreta las mediciones como unas posibles estructuras de origen alienígena fabricadas para recolectar la energía solar. Estas supuestas razas alienígenas, al avanzar tecnológicamente necesitarían más energía y es probable que fabricasen un enorme enjambre de satélites solares hasta llegar a tapar la luz de la estrella por completo. Esto es lo que se denomina una esfera de Dyson.

<br/><a href="http://oi64.tinypic.com/2mc9e2r.jpg" target="_blank">View Raw Image</a>

Concepto gráfico de esfera Dyson.

La comunidad científica internacional ya se ha puesto las pilas y ya se están apuntando los radiotelescópios del planeta hacia esa estrella en busca de posibles señales y para recoger más datos con los que sacar resultados más concluyentes. Será difícil encontrar una solución definitiva, pero de todos modos esperemos que el tiempo nos la de.

El misterio permanecerá irresoluble (como poco) hasta enero de 2016, fecha en la que los astrónomos piensan utilizar los más potentes telescopios existentes para centrarse en el estudio de esa misteriosa estructura.

Conclusión

Los astrónomos no han encontrado evidencias rotundas de que en la estrella KIC 8462852 se encuentre una mega-estructura de origen alienígena; lo que si han encontrado es un enjambre de cuerpos celestes que cubren la superficie de dicha estrella a intervalos regulares. La naturaleza de ese enjambre queda a la merced de la imaginación del que analize la información y aunque sea absolutamente posible que una civilización otra que la humana haya podido materializar la idea de Dyson no hay indicios verificables de que esto haya ocurrido en la KIC 8462852. Sea lo que sea, lo cierto es que los astrónomos están desconcertados y aseguran que se encuentran ante un reto y un misterio fascinantes.

Más información

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *